en BLOG Degussa

El oro se está convirtiendo en los últimos años en una alternativa de inversión para muchos inversores. Un reciente informe del Consejo Mundial del Oro indica, por ejemplo, que desde 1971 el metal precioso se ha revalorizado una media de un 9,9% anual. Hace unos meses, el director en España de Degussa, Tomás Epeldegui, apuntaba que la rentabilidad del oro en los 10 años anteriores alcanzó un 123,92% y un 28% solo en el último lustro.

Todos los expertos afirman que existen varias razones para defender la inversión en oro físico. Algunas de ellas son:

  • La principal es que es el elemento de valor que la humanidad ha adoptado naturalmente desde hace más de 5.000 años, un hecho común a todas las culturas y civilizaciones. Por ello es reconocido en cualquier parte del mundo como activo de valor.
  • El oro tiene estatus de moneda, una moneda que ha resistido en el tiempo. El suministro del oro es finito, dándole mayor consistencia a su valor.
  • Otra gran razón es su fiscalidad. A pesar de estar adquiriendo un bien, el oro de inversión está exento de pagar IVA, siempre que se trate de oro físico, es decir, lingotes y monedas que reúnan unas determinadas condiciones establecidas por la legislación comunitaria.
  • El oro físico es y ha sido el mejor vehículo para preservar valor y mantener el patrimonio a lo largo del tiempo. Ha sido una cobertura de la inflación ayudando a mantener el poder adquisitivo a sus tenedores a lo largo de la historia de la humanidad.
  • Es, además, un valor refugio ya que carece de riesgo político, de contraparte y es universalmente aceptado. No depende de la capacidad de pago del emisor ya sea privada o pública.
  • Es recomendable hacer inversiones recurrentes en el tiempo. Nos ayudará a poder promediar el precio. Por otro lado, al menos la historia así lo muestra, su valor se ha ido incrementando con el tiempo.
  • Su liquidez es otro aspecto fundamental. En el caso del oro podemos decir que es una de las inversiones más liquidas a nivel mundial ya que es uno de los activos más cotizados del mundo.
  • Además, la posibilidad que nos brinda de poder ir comprándolo de forma recurrente en el tiempo hace que sea una alternativa más a nuestros planes de pensiones o de jubilación, nuestro ahorro para el futuro.
  • En contra de la creencia general, la inversión en oro está al alcance de todos los bolsillos, pues los lingotes más pequeños que se pueden adquirir son los de 1 gramo, cuyo precio ronda a día de hoy cerca de los 60 euros.

Para cerrar este decálogo, es imprescindible decir que las adquisiciones de oro deben ser una parte del abanico de productos en los que coloquemos nuestros ahorros. Precisamente, la parte que se constituirá en un seguro para todas las demás.

Recommended Posts
Degussa Metales Preciosos oro asombro