La precisión en el pesado y análisis de las piezas, fundamentales a la hora de vender oro

La crisis económica desatada por el coronavirus está provocando un incremento del número de personas que deciden vender sus piezas de oro, tanto de inversión como joyas, para obtener liquidez. Un hecho que también se ha constatado en Degussa. Su director en España, Tomás Epeldegui, prevé que esta sea una actividad en aumento a partir del final del verano y la llegada del otoño. Por este motivo, señala que quien esté buscando un establecimiento al que ofrecer oro debe tener en cuenta que la precisión en el pesado y en el análisis de los objetos es fundamental. “Los clientes deben saber, además, que se les va a pagar por el oro que tenga la pieza, lo cual, en el caso de las joyas, por ejemplo, suele ser de 18 kilates, ya que se les añade un porcentaje de otros metales para darles brillo, dureza y color”, precisa.

YouTube

Mit dem Laden des Videos akzeptieren Sie die Datenschutzerklärung von YouTube.
Mehr erfahren

Video laden

El proceso de la venta es muy sencillo. Lo primero que se hace en el establecimiento que se ha escogido para realizarla es pesar con una báscula de precisión (deben ser revisadas anualmente) las piezas y, a continuación, examinarlas con un aparato de rayos X u otros medios técnicos (evitando rallar o dañar las piezas analizadas). Con ellos se determina el porcentaje de oro que contienen las mismas para conocer los gramos que hay que pagar. Una vez determinada esta cantidad, la entidad realiza una oferta de compra de acuerdo con el precio de mercado que marquen las cotizaciones diarias en ese momento. Hay que tener en cuenta que el oro cotiza casi las 24 horas del día. “En Degussa contamos con un equipo de larga trayectoria en el sector y con modernos medios técnicos para el análisis y tasado de las piezas de oro o plata que nos llegan, lo que hace que las transacciones sean sencillas, discretas, directas y seguras, y en nuestra página web actualizamos cada cinco minutos las cotizaciones del mercado”, afirma su director.

Epeldegui recomienda, además, que quien necesite vender sus objetos de oro acuda a una empresa profesional, acreditada y seria para obtener un precio justo. La mejor acreditación es que disponga de la homologación de la London Bullion Market Association (LBMA), “que es la asociación de profesionales que operan con oro y plata más importante del mundo y quien establece los estrictos criterios que garantizan que los lingotes de oro que se comercializan sean de la máxima calidad”.

Asimismo, recuerda que para formalizar la transacción el vendedor de las piezas de oro deberá identificarse mediante DNI, pasaporte (en el caso de extranjeros) o NIE (extranjeros con residencia en España). En cuanto a la forma de cobro, señala que lo más aconsejable, “especialmente en estos momentos en los que velar por la higiene es fundamental”, es optar por recibir el pago a través de una transferencia bancaria, “por lo que debe aportar un justificante que acredite que es titular de la misma”. Si esto no fuese posible, el importe máximo que se puede abonar en metálico, de acuerdo con la ley, es de 2.500 euros.

Recommended Posts
Degussa Ciudadas de plata