en Notas de Prensa

Bajo el título “El oro, todos lo conocemos pero es un gran desconocido”, el pasado 2 de Abril, ofrecimos un conferencia presentada y moderada por José Martínez Pastor, en la Sección de Ciencias Económicas del Ateneo de Madrid.

El Director de Degussa, Tomás Epeldegui, comenzó su intervención realizando un recorrido por la historia del metal precioso, “un activo que lleva con nosotros más de 5.000 años, que empezó a extraerse en el Mediterráneo oriental y que se ha revalorizado con el paso del tiempo”. En este sentido, puso como ejemplo el hecho de que en los últimos 20 años la rentabilidad del oro ha superado a muchos activos tradicionales, incluida la renta variable, con un rendimiento medio anual de un 6,8%, “y todo apunta a que su cotización podría subir este año otros dos dígitos”.

El director de Degussa destacó también el hecho de que ya desde la Antigüedad se convirtió en una apreciada moneda de cambio para todas las civilizaciones. Algo que se ha mantenido hasta nuestros días. “El oro físico puede servir como moneda incluso en lugares donde ni siquiera hay bancos para utilizar las tarjetas de crédito, siempre será una fuente de liquidez y valor allá donde nos encontremos”.

En el transcurso de su presentación, explicó que el oro no solo se comporta bien en tiempos de crisis, sino que también lo hace en épocas de expansión económica, dada la elástica demanda que tiene, cualidades que lo convierten en un activo indispensable para incorporar a nuestras inversiones: “Es un seguro para proteger el resto de nuestras inversiones a la vez que preserva nuestro poder adquisitivo”.

En su afán por hacer pedagogía, comentó que es ideal para inversiones a largo plazo y para quienes con la crisis han perdido la confianza en el sistema financiero: “Hoy en día prácticamente todas las inversiones son apuntes contables, todo intangible. El oro, además de tener valor intrínseco, se puede trasladar de sitio, con lo que nos podemos mover con él”.

Asimismo, hizo reflexionar al público sobre los enormes riesgos que actualmente acechan a las economías mundiales, una circunstancia más que convierte al oro en un complemento ideal para la diversificación de nuestras inversiones, “con la ventaja añadida de que tiene un claro potencial de revalorización en el largo plazo”, reiteró.

Y alegró los oídos a los más preocupados por la fiscalidad, pues reveló que el oro de inversión está exento de pagar IVA, “siempre que se trate de oro físico, es decir, lingotes y monedas. La pureza en el caso de los lingotes deberá ser superior al 99,5% y al 90% en el de las monedas. Los que no cumplan estas condiciones tendrán que pagar el correspondiente IVA del 21%, el mismo tipo que se aplica a la compra del resto de metales preciosos, incluida la plata”.

Antes de finalizar su intervención, el director de Degussa reforzó sus planteamientos citando el hecho de que los fondos soberanos estén aumentando su inversión en este metal, según un informe de la consultora PriceWaterhouseCoopers.

Tras la conferencia, los asistentes realizaron una gran cantidad de preguntas, lo que demuestra el enorme interés por conocer más detalles sobre las inversiones en este metal precioso. Muchas de ellas quedaron “en el tintero” y se les invitó a acercarse a nuestra delegación.

Ateneo de Madrid
Publicaciones Recientes
Degussa Matales Preciosos